Ciudades inteligentes: la conectividad es el clave del desarrollo urbano

Tenemos medio millón de km de fronteras internacionales, billones de muros que separan historias, realidades y problemas, pero hemos encontrado la manera de diluir esas fronteras y resolver juntos: la conectividad.

En 2016, teníamos un millón de kilómetros de cable de internet alrededor del mundo. Día con día esta cifra crece igual que nuestra interconexión digital. Con Internet of Things (IoT) ahora no sólo estamos conectados con el resto del mundo, sino con los objetos. Pero, ¿es la conectividad solo un tema de comodidad individual?

Este año, durante la séptima edición de KIO Kloud Camp, Ignacio Muraira, director general de redIT, explicó una de las grandes funciones de la conectividad: las Ciudades Inteligentes (Smart Cities).

De acuerdo con el director de redIT, empresa experta en redes de conectividad desde hace 20 años, en 2050, el 64,1% de las personas en los países en desarrollo vivirá en áreas urbanas, esto significa un enorme riesgo para el cambio climático y un problema para la calidad de vida de cualquier ciudadano. Transformar las ciudades tradicionales en Smart Cities es una demanda cada vez más exigida y es una oportunidad para gobiernos y ciudadanos de mejorar su desarrollo. Con el crecimiento de la tecnología digital, de Internet y de las tecnologías móviles, esa transformación es cada vez más viable.

Una Ciudad Inteligente es una ciudad que utiliza las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), conectividad, sensores distribuidos en el ambiente y sistemas computarizados de gestión inteligente para solucionar problemas inmediatos, organizar escenarios urbanos complejos y crear respuestas innovadoras para atender las necesidades de sus ciudadanos. Esto ayuda a mejorar la toma de decisiones, la eficiencia de las operaciones, la prestación de los servicios urbanos y su competitividad. La Ciudad Inteligente modifica los elementos más cotidianos y fundamentales de la vida en cualquier urbe, como la iluminación vial, la movilidad, el transporte o la contaminación haciéndolos más eficientes y sostenibles.

Una Ciudad Inteligente integra sus distintas áreas utilizando redes de comunicación de banda ancha, computación en la Nube, dispositivos inteligentes móviles, programas de análisis y sensores. Este conjunto de recursos digitales capta datos generados por diferentes personas o dispositivos y procesa esos datos para generar información que permita construir y aplicar ese conocimiento para apoyar la toma de decisiones y ofrecer mayores beneficios a sus habitantes.

“Las Ciudades Inteligentes no deben ser vistas como proyectos para un futuro distante. Ellas ya están aquí hoy, vinculadas a los actores de la ciudad, públicos y privados, que utilizan tecnologías tales como redes de conectividad de banda ancha de alta velocidad fijas y móviles, recolección de datos por medio de una amplia red de sensores inteligentes, programas para análisis de datos, aplicaciones móviles, medios sociales y portales web, entre otras herramientas”, explicó Muraira.

La tecnología está a nuestro servicio, utilizarla para mejorar nuestro estilo de vida es nuestra tarea. Las Ciudades Inteligentes son una apuesta hoy para asegurarnos un mejor mañana.

adminreditCiudades inteligentes: la conectividad es el clave del desarrollo urbano
Leer más